Legalmente el detective es el único profesional habilitado y cualificado para investigar hechos y conductas privadas, los informes que emiten es una recopilación de todos los hechos y conductas acaecidos durante la investigación, tratándose de un informe pericial basado en la objetividad y la pericia técnica del detective, estos informes tienen validez en la vía judicial, teniendo que ratificarlo para esto. Somos considerados, por jueces y magistrados, como un testimonio privilegiado.
Usted como cliente tiene que ver la contratación de un detective como una inversión y no como un gasto, ya que la información aportada lo pone en situación privilegiada ante su ex pareja, cliente, trabajador etc., reconvirtiendo esa información en un valor tangible, ver casos reales.